miércoles, 23 de enero de 2013

Foto #3: Almuerzo en el borde Costero





El fin de semana me fui a Viña. Como les contaba fui nacida y criada en esa ciudad, y no me moví hasta los 28 cuando me vine a vivir a la Capitale. Siempre me gustó mi ciudad, sin embargo reconozco que la disfrutaba menos de lo que la disfruto ahora: se ha convertido en un lugar de relajo, vida familiar... un escape de la gran ciudad y un encuentro con lo mío. (ya, me fui en volá mishtica profunda)
Bueno es por lo mismo que desde que me fui a Santiago como que cada vez encuentro más lugares nuevos en mi antigua ciudad. Uno de esos lugares es un restaurant del borde costero de Concón, en Higuerillas. Se llama El Albatros. Para que se ubiquen, queda inmediatamente después de que termina el Club de Yates de Higuerillas. Ya bueno,
ok, no lo descubrí este fin de semana, pero si fui después de mucho rato... y me acordé de lo bueno que es.

La cosa es que fui con la Mili (@milisanz) a Viña. Ella es una de mis mejores amigas. Es porteña, pero no de Valpo, si no que de Buenos Aires, y cada vez que viene a Chile TIENE que comer mariscos. Así que como el domingo nos despertamos tardecito, nos vestimos y partimos a almorzar con destino el Albatros (la última vez la llevé y le encantó)

Todo el mundo habla de La Gatita y del Aquí Jaime, pero les prometo que de todos los restaurantes que he ido, el Albatros es el mejor. Es barato para ser de estas "picadas costeras", no lo han cerrado por insalubre como a La Gatita, la atención es muy buena, la cocina es rápida, el pebre que ponen para acompañar el pan es delicioso, y todo lo que he comido ha estado bueno. Les recomiendo el pastel de jaiva... MARAVILLOSO. Y para qué decir el Chupe de Camarones, el jardín de mariscos (que parece parque)... y si anda light, pídase un pescadito a la plancha... la reineta... ufffff exquisita.

Pero lo que encuentro que es L E J O S lo mejor que tiene, es la terraza que da al club de yates, con vista al faro, las embarcaciones, las gaviotas y todo lo que contiene el paisaje de la foto. Además eso permite que sea un lugar en el que se pueda fumar (para uno que fuma, es un detalle que agradece profundamente)... o sea qué más rico que un pisco sour helado, su puchito y la vista al mar... Por eso les digo, el Albatros la lleva todo el rato.

Anoten esta papita, que cuando vayan por mis tierras, les puede servir.

Enjoy!



Follow my blog with Bloglovin

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Blogging tips