lunes, 4 de marzo de 2013

Foto #9: Tarde de Longboard



Todo partió por culpa del Pato, que hace unas semanas se compró un longboard. Reconozco que no los ubicaba ni en pelea de perros, o sea para mí era lo mismo que un skate pero mas largo. ¿El por qué de más largo?, ni idea. Para explicarme un poco lo que era, me mostró unos videos y reconozco que lo encontré de lo más entretenido. En resumen es como surfear arriba de una tabla con ruedas... Quizás sea una apreciación básica, pero para partir no está mal.

La moda del longboard comenzó justamente entre surfistas a mediados de los 70, como idea de proyectar el surf a la calle. Hoy en día puedes encontrar gente desplazándose en longboard. Quizás los confundamos con skaters, pero basta con mirar las ruedas para diferenciarlos. Las ruedas...
de los longboard son de silicona y mucho más grandes que las del skate (fíjense en las de la foto).

Hay diferentes estilos de longboarding y por lo mismo encontramos diferentes tipos de tablas, de acuerdo a lo que quieras hacer. Así por ejemplo tenemos el carving, el slalom, el downhill, el cruisin, el freestyle, entre otros. A mí me gustó como medio de transporte y para paseo, por lo cual en un momento de locura le dije al Pato: "acompáñame, que quiero comprarme un longboard".

Agarré el auto y partimos al centro de Viña, a Borderline, que es como la clásica tienda de surfistas-skaters-snowboarders del centro y que en verdad encuentras de todo. Por lo mismo supuse que encontraríamos un longboard. Y efectivamente, tenían varios de distintos tipos, tamaños, formas y precios. Como soy apurete, me decidí al tiro por uno que vi que me gustó por su diseño. Es un Crème de 36 pulgadas, eje invertido de 180, pintail atrás y ruedas de silicona ricas, ricas, ricas. Todo esto recomendado, ya que por las características hace que tenga una mayor estabilidad. Y lo bueno es que tiene diseño de niña: arcoiris, flores y calaveras, que fue en lo primero que me fijé.

Luego de la compra partimos a probar el juguete nuevo. Como Viña iba a estar lleno de gente, decidimos ir a probarlo al paseo Wheelright, al lado del Muelle Barón en Valpo. Lo pasé increíble, estuve andando, agarrando técnica, perfeccionando el movimiento de caderas (muy importante) y obviamente me saqué la mugre dos veces. La primera fue digna: sólo un moretoncito en la palma de la mano. La segunda fue un aterrizaje de hocico directo a la tierra con la mano y la muñeca morada, un cototo enorme en una rodilla, un par de rasmillones y un brazo adolorido... Aún estoy tomando ibuprofeno, jojojojojojo.

Pero independiente de los moretones, rasmilones y cototos, les recomiendo 100% el longboarding, es entretenido, se puede practicar en la ciudad y les prometo que mueves músculos que no te imaginas. Les dejo este video de las chicas del Longboard Girls Crew de Madrid haciendo carving por las montañas de esa ciudad... a ver si termino longboardeando así!


Enjoy!

:* :* :*




Follow my blog with Bloglovin


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Blogging tips