sábado, 23 de marzo de 2013

Hasta siempre mi Nechu querida...

Queridisima Nechu,

No se si tenga palabras para expresar todo lo que se siente en tu ausencia, pero haremos el intento.

Desde hace 29 años que nos conocemos. Cuántos recuerdos, como los eneros en tu casa, los viernes con hotdog del croquetín, tu misa de 10:30 los domingos, los paseos por el centro, el pavor a las escalas mecánicas...

Fuiste un pilar clave en la familia, la mujer que se entregó completamente a cada uno de sus niños: el niño, la reinita y la bebé, su amita y su señor. Y para cada uno de nosotros fuiste LA NECHU.

Y ser LA NECHU no era cualquier cosa: fuiste amiga, confidente, hermana y para mí, mamá. Nos cuidaste a cada uno de nosotros como si fuéramos tus hijos, cada uno de nuestros logros lo gozaste como si fueran propios. Lo mismo las penas, que las sufrimos siempre juntas.

Fuiste fiel y leal siempre. Cuántos secretos me guardaste!! Pero dónde más se plasmó esa fidelidad fue cuando murió tu "amita". Siempre recuerdo que decías que nunca nos ibas a dejar, porque tu le habías prometido a mi mamá que cuando ella no estuviera tu nos ibas a cuidar a los cuatro... Y terminaste cuidando a 15!!!! Tuviste 9 nietos maravillosos, con los que gozaste y chocheaste hasta tu último día. Recuerdo el domingo pasado, cuando te llevé la foto de los seis de la Paqui y tu estabas feliz porque te iban a preguntar quiénes eran y tu les ibas a decir que tus nietos.

Ser LA NECHU implicaba también ser "mas conocida que Pachuco". Y lo mejor era que quien te conocía, te adoraba. Siempre tuviste una calidez y una simpatía muy propia, una luz especial, que hacía que la gente te quisiera mucho. Me impactó esto cuando supimos que estabas enferma, cómo personas, a las que no veía hace tiempo, me contactaban para mandarte sus cariños, ofrecer sus oraciones y desearte una pronta recuperación. Moviste masas! Fuiste LA NECHU, eras una institución!

Pero te fuiste.

No te voy a negar q tengo una pena enorme, pero sé que estás mejor que nosotros. Ayer en tu responso cantaron una canción que decía: "Señor, quién entrará a tu santuario para alabar? El de manos limpias, corazón puro, que no es vanidoso y que sabe amar"... Y así eras tu. Lo qué más supiste en tu vida fue dar amor. TODOS te preocupaban, tus hermanos, tus sobrinos, tus amigas, nosotros. SIEMPRE ESTUVISTE PENDIENTES DELOS DEMÁS. Tu vida fue una vida de entrega, la que sólo pudo ser tan perfecta, porque fue con amor. Supiste amar, y por lo mismo creo que entraste al santuario del Señor.

Imagino lo feliz que debes estar allá, con la Queti, Facundo, mi mamá, tu santa Teresita, a quien tanta devoción tenías... Y lo mejor es saber que desde el otro mundo nos estarás cuidando a cada uno de tus seres queridos.

Gracias Nechu por todo, nunca te voy a terminar de agradecer. Te voy a echar mucho de menos, pero físicamente, porque de corazón se que está más cerca nuestro.

Gracias mi Nechu. Te quiero mucho y espérame allá arriba, que un día de estos nos volvermos a ver.


2 comentarios :

  1. Jo que lindo lo que escribiste!! Digno de la Nechu. Nos parte el alma lo que pasó, imposible de creer. Te mando un beso y un abrazo gigante en este momento tan triste, estoy segura que desde el cielo, junto con tu mamá, la Nechu va a estar cuidando y mirando a los 15.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, no había visto tu comentario... gracias! :)

      Eliminar

Blogging tips