miércoles, 17 de julio de 2013

Con Calma y Buena Letra


Acabo de leer un blog de una chica a quien al parecer la han dejado mal. Seguro fue uno de los 500.000 pasteles que hay rondando por ahí. La cosa es que tras leerlo me quedó dando vueltas de que siempre alegamos contra los hombres, como que ellos siempre son los "desgraciados mala persona" que abandonan a las mujeres, dejándonos destrozadas llorando abrazadas a la almohada... (o a la botella de whisky en mi caso). Pero dándole una vuelta más al tema, me di cuenta de que no son sólo ellos los que tienen la culpa de dejarnos mal, si no que también las mujeres somos bien tontas a veces.

Y ahí es cuando recuerdo mi último "affair"(Error 1). Conocí al tipo, lo encontré bien "dije" y partimos saliendo (Error 2). Éste señor venía saliendo de una relación de años y luego había estado con otra tipa, por lo que el duelo clásico del que hablan los siquiatras, de seis meses, ni si quiera había pensado en pasar por ahí (Error 3). Así fue como nuestro romance fue como una estrella fugaz: intenso al principio y luego se fue debilitando hasta quedar en nada. Justamente, yo tratando de forzar una relación que no podía ser y él apestándose cada vez más, hasta que llegó un punto en que lo superé y me cortó... Bueno, obviamente con la típica bullshit del "no eres tu, soy yo", yo indignada y él tranquilo saliendo de mi casa. BIG FAIL

Conversando con un amigo, quien vivió una historia similar, me lo planteó desde la perspectiva del hombre: él estaba pinchando con una chica, iba todo bien hasta el día en que ella le ordenó el clóset... Sí, es verdad! En ese momento todo se fue a la cresta. Después de eso poco y nada quiso saber de ella, hasta que finalmente y de forma muy polite, la despachó. Ella obviamente, quedó furibunda.

Y creo que es ahí donde está el problema: las mujeres nos entregamos por completo, mientras que los hombres pueden no hacerlo.  Las mujeres tenemos tendencia a la protección, a cuidarlos y de repente podemos llegar a ser agotadoras, hostigantes y apestosas. Tampoco entendemos que efectivamente los hombres cuando dicen ALGO eso es lo que es y no otra cosa... tenemos que entender que los hombres son simples, NO TENEMOS QUE LEERLOS ENTRELINEAS. Pero nosotras no lo podemos evitar, tenemos una naturaleza un tanto más compleja que la de ellos y por lo mismo tendemos a buscar quintas patas a los gatos. Es por eso que muchas veces nuestras relaciones fracasan y nos quedamos sin entender por qué... bueno, justamente por eso! Porque muchas veces terminamos asfixiando o forzando relaciones o situaciones que no es necesario que sean... valga la rebusnancia.

Por supuesto que está el otro componente FUNDAMENTAL, que es el enamoramiento y que la persona te guste... Y que tu le gustes. Y ese es otro punto, que muchas veces nos pasa, que partimos tan apresurados que terminamos embarrando las cosas. Creo que empezaré a aplicar un dicho que siempre dice mi papá: "Con calma y buena letra". De a poco, ir construyendo y formando algo que en verdad valga la pena o que si no va a ser, pueda terminar de forma civilizada y sin lágrimas (no se si se pueda llegar a tal perfección, pero algo por ahí).



(escrito en mi primer blog, como me urgía, lo hacía con seudónimo. Ya lo cerré, por eso no les pongo la dirección. Fecha: 20/11/2012)

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Blogging tips