jueves, 16 de enero de 2014

Foto #28: Soy la vieja de los Gatos


Ella es la Nutella, mi gata de cinco meses y es lejos lo mejor!

Durante mi vida el equivalente a mascotas eran los perros... siempre. En mi casa de Viña siempre tuvimos perros: el Timoteo, después la Clota, que tuvo a la Jacinta, después llegó la Domitila, entre medio el Sofanor, y la Cupertina (sí, súper curiosos los nombres... pero a mi mamá le gustaban los nombres antiguos de campo... whaaaat?! ok, si es freak, pero nada que hacer). El Sofanor murió a los 15 años el 2012. Desde ahí se acabaron las mascotas. Entre medio tuve hamsters, conejos, mi hermana unas catitas... mascotas "secundarias", ya que siempre las mascotas de la casa fueron los perros.

Desde el 2012, ya viviendo sola, decidí que quería tener una mascota. Mi problema era que los perros son un cacho de mantener si vives en departamento: tienes que sacarlos a pasear, la caca es hedionda y en sí son hediondos y medios babosos a veces... en resumen yo si no tengo patio no puedo tener perro, porque no lo  voy a sacar a pasear todos los días, #corta. Acto seguido empecé a buscar otras opciones, como en un erizo de tierra, un hurón... pero en verdad no son tan "personajes" como un perro (si aunque sean hediondos son adorables)... y fue ahí cuando me engrupieron con los gatos.

Digo me ENGRUPIERON porque reconozco que tenía CERO feeling con estos bichos, de hecho siempre renegaba de ellos,  ya que los veía como la última esperanza de la solterona, onda al estilo Eleanor Abernathy, la vieja de los gatos de los Simpsons. Prejuicios, nada más. Y me los tuve que comer, porque resulta que en mi afán de tener una mascota, es que poco a poco fui encontrándome con gente que tenía gatos... y fue ahí cuando me di cuenta que estos animales misteriosos son bacanes. Me impactó el caso de mi profesora de ilustración que convivía con dos... DOS GATOS EN UN DEPARTAMENTO!!!! y no había olor, no había cosas raras... Ahí creo que fue cuando hice click que un gato podría vivir en un departamento y ser feliz. Y ella no era solterona! ajajajajajaja

Además en mi pega, había muchas compañeritas que tenía gatos. Con ellas empecé a conversar para averiguar qué onda esto de los gatos. Gracias a ellas aprendí mucho, de partida que son los animales más higiénicos del mundo, se autolimpian y no necesitas estar bañándolos para sacarles el mal olor. Otra cosa de su extrema higiene es que si no tienen un espacio donde hacer sus necesidades (sea caja de arena o tierra), no las hacen, lo cual me venía perfecto, porque reconozco ser bien asquienta... y wacala por 1000 andar recogiendo caca everywhere. También aprendí que un gato es casi personal, en el sentido de que siempre es con una persona con la que se asume como compañero (ojo que los gatos no te ven como su amo, sino como un igual, porque son shoros). Además, por lo general se autoregulan en la comida y que sosí lo más importante es tenerles siempre agua fresca. Y otra cosa que averigüé, es que se sienten cómodos en espacios reducidos y como son flojos (duermen en promedio 18 hrs al día), no hay que sacarlos a pasear.

Ya con eso me sentí al otro lado: podía tener mascota y en vista de mis condiciones, sería un gato! Una compañerita de pega me hizo unos contactos por aquí y por allá y encontramos a un amigo de ella que su gata recién hacía 2 semanas, había tenido gatitos. Eran dos: un macho y una hembra. Acto seguido, elegí la hembra, a la cual después de mucho pensar y buscar nombre le puse Nutella.

Entre que me confirmaron la existencia del gato y que era mío hasta que la pude ir a buscar pasó un mes. Reconozco que se me hizo eteeeeeerno! Finalmente la fui a buscar un día lunes después de la pega. Era enana y tiyible de shoraaaa... yo la trataba de agarrar y la Nute, se arrancaba, me gruñía y me mostraba los dientes... era chica, pero igual tuve temor, porque si iba a ser así para siempre, no sabía cómo iba a resultar nuestra convivencia. Pero bueh, después de pasar inmediatamente por el veterinario, nos fuimos a mi casa y llegando le di comida y agua y le mostré el baño... Si bien al toque hizo pis, obviamente como por tres días hizo caca en un rincón y fue una experiencia súper asquerosa porque su caca era como flopi. Pero bueh, la Bea, otra compañera de pega que es como mi gurú sensei de los gatos me dijo algo que ahora lo pienso y es demasiaaaaadoo obvioooo: córrele la caja a donde está haciendo, que se acostumbre y luego mueves la caja a dónde debe estar. Listo, problema solucionado.

Ese primer día fue bien chistoso. Llegó, recorrió el depto como si siempre hubiese vivido ahí, se escondió debajo de los sillones y cuando se quedó dormida, encima de unos juguetes que le había comprado, la tomé. Como era tan chica me la puse en el pecho, acomodó la cabeza en mi cuello y siguió durmiendo. Desde ese día somos inseparables. En las mañanas llora cuando me voy (reconozco que me da penita eso); cuando llego en la tarde ronrronea como enferma, me maulla y se pone para que la tome en brazos para que la regalonee; come como porky (de hecho yo creo que tiene un problema con la comida, porque es capaz de comer hasta lechuga); me amasa el pelo; cuando voy a Viña la llevo (... de hecho aún me da penita dejarla sola, pero es algo que luego tendré que hacer... pero es que en viña lo pasa chancho, porque sale al jardín y corre, trepa árboles y es como si estuviera en el Fantasilandia de los gatos); duerme conmigo y a dónde va se siente como en su casa. Es bacán la Nute, además que es muy cariñosa y divertida. Siempre que llega alguien a mi casa lo langüetea y se le pone al lado y lo sigue, como la novedad... De hecho muchas veces creo que tiene lo mejor de los perros y lo mejor de los gatos, porque a veces tiene actitudes muy amigables no propia de los gatos. Sólo se arranca de uno de mis sobrinos, Pedro, que la agarra de la cola y claro, no creo que eso sea muy agradable. 

Y así fue como pasé de que me cargaran los gatos a quererlos y tener uno y convertirme en una vieja de los gatos. Si me preguntan si recomiendo tener un gato de mascota, les digo que sí, al 100%.

Y por qué???

Bueno por todo lo que les cuento: son limpios, independiente, simpáticos, tienen su onda y te buscan cuando quieren que les hagas cariño y aprenden rápido. Además dicen por ahí que nos cuidan de las malas energías... que no se si sea verdad, pero de que te dan cariño, lo hacen. 

Si te animas a adoptar, te recomiendo que leas esta infografía que postié hace algún tiempo, que explica de forma clara qué tienes que tener en cuenta si lo vas a hacer. Te puede ayudar a decidir. Como experiencia, te la recomiendo... aunque ten en cuenta que un gato puede vivir hasta 18 años, por lo que será un compañero por mucho tiempo.

Enjoy!





No hay comentarios :

Publicar un comentario

Blogging tips