jueves, 18 de diciembre de 2014

Tips para las Vacaciones: Cómo Controlar el Peso de tus Maletas y No Morir en el Intento


Ya llegó el fin de año y eso significa que cada vez están más cerca las vacaciones!!!! Ya empezamos a ver a qué lugares ir de viaje, si es que ya no lo tienen todo listo, y se siente de fondo "arena y sol, el mar azul" y pura música buena onda y kem piña.

Pero me pasa algo aquí que quiero compartir con ustedes queridísimos lectores: una de las cosas que más odio en la vida -y que necesariamente hay que hacer si nos vamos de vacaciones-, es hacer maletas. Y por lo mismo, como me carga tanto he aprendido poco a poco, con la experiencia, que hay ciertas cosas que uno puede hacer para que sea más llevadero este trauma y que quiero compartir con ustedes. Hoy les voy a dar algunos tips para que tomen en cuenta al momento de hacer maletas y viajar... pueden ser obvios, pero por lo general los olvidamos a la hora de los "qué hubo", así que aquí van!


Hay personas que tienen talento para hacer maletas. Yo no. Tanto así que si sé que tengo que hacer una maleta, aunque sea por el fin de semana, primero me duele la guata de angustia, luego se me empiezan a confundir las tenidas en la cabeza, me empieza a invadir el síndrome del por si acaso, termino echando todo lo que se me cruce  y al final me tengo que sentar y saltar arriba de la maleta tratando de cerrarla porque está a punto de explotar, y finalmente me voy con una tremenda maleta y peor aún si hay que tomar avión!!!! Ahí me voy camino al aeropuerto rezando y nerviosa de no irme con una maleta con sobrepeso.

Además, por lo general cuando viajo parezco equeco y me carga! Lo paso mal, odio andar cargando con mil cosas y me da una envidia profunda ver gente que viaja de forma ultra estilosa con un bolso mínimo. Por lo mismo he empezado a sacar experiencias de mis maletas anteriores y quiero compartir esas experiencias con ustedes, aprovechando que viene la época de vacaciones de verano! Aquí van algunos consejos de lo que he aprendido con respecto a las maletas:

1. Haz listas
Tengo una amiga que yo admiro profundamente, es LO ordenada. Tanto así que es la mejor planificadora de viajes y maletas. Para cada estación del año o tipo de vacaciones tiene una lista en excel, la cual ocupa dependiendo de dónde se vaya de vacaciones!!! Quizás no sea necesario armar un excel, pero sí piensa antes qué vas a llevar y haz una lista. Así te aseguras de llevar lo justo y necesario, y a la vez de no olvidar nada de nada. Y si lo quieres hacer más fácil aún, te recomiendo una aplicación que te da las listas de ropa que deberías llevar según las características de tu viaje. Se llama PackPoint Packlist y la puedes bajar de iTunes.

2. Edita al máximo.
Esto es lo que más me cuesta pero hay que hacerlo: hay que convertirse en editora. Por ejemplo: no llevar ropa que combine sólo con una tenida. Prohibido! Por el contrario, siempre incluir ropa que sea lo más combinable posible. Lo mismo con los zapatos, que además pesan mucho! La última vez no edité en accesorios... y fue lo peor. Llevé 10 collares, 12 pares de aros, anillos, muchas pulseras. Y pasó lo obvio: en el lugar donde fui me compré collares, anillos y pulseras que por supuesto ocupé. Al final lo único que aportó todo lo que llevé fue a llenar la maleta con un estuche que pesaba 1,5 kg, de los cuales ocupé NADA. Por eso, editar, editar y editar.

3. No le creas al por si acaso.
Un clásico en el armado de maletas es el "por si acaso". A mi me pasa siempre, como les dije, me cuesta muchísimo la edición. Siempre aparece la tentación del "por si acaso llueve, por si acaso hace mucho calor, por si acaso se me rompe una chala, por si acaso me sale una invitación a comer con la reina de Inglaterra, y así hasta el infintio... NO LE HAGAS CASO A TU MENTE! Si tomas en cuenta los "por si acaso",podríamos llenar 5 maletas. Lo más probable es que no pasen esos "por si acaso" y lleves a pasear 10 kilos de cosas que no vas a ocupar. Recuerda "no hay por si acasos" y si llega a haber algún imprevisto, bueno lo solucionarás allá en el viaje. Nunca podemos controlar todo. Deja que fluya y no llenes tu maleta de cosas que cuando vuelvas, tengas que decir que las llevaste sólo a pasear.

4. Si vas a viajar a un lugar en el que te lo puedes comprar todo, no te desgastes
Hay veces que viajamos con poco presupuesto o a lugares en los que no vamos a ir de shopping. Pero hay veces que viajamos a lugares en los que sabemos que vamos a comprar una que otra cosa o que derechamente VAMOS a comprar: Estados Unidos, Argentina, Colombia, etc. etc. Si es así, por favor no lleves nada! Piensa que lo más probable es que desde el día 1 vas a comprar cosas. Así que descomplícate, lleva un par de tenidas y aprovecha de rellenar la maleta mientras, en paralelo, vas estrenando tus nuevos outfits!

5. Pesa bien tu maleta.
Puede ser OBVIO, pero no lo es tanto. Conozco a más de una persona que le ha pasado! Hace un par de años llegué y subí la maleta a una pesa normal. Se suponía que el peso era el máximo permitido. Sin embargo llegué al counter y la maleta tenía 6 kilos de más!!! Por eso, lo primero es pesar bien la maleta! No sirve subirla sola. Súbanse uds, vean su peso y luego, como puedan, tomen la maleta en brazos. Ahí recién tendrán el peso real.  Como dato para evitar estos apuros con los kilos de las maletas, hay una pesas portátiles especiales que son chicas y caben en cualquier parte, en donde cuelgas la maleta y entrega el peso. Creo que puede ser una buena inversión si son viajeros frecuentes.

6. Maleta de mano, la mejor opción.
Durante mucho tiempo acostumbraba a viajar con mochila, cartera, bolsas de dutty free, etc., etc., al más puro equeco style. Hasta que un día fijándome en toda esa gente a la que envidiaba que viaja con casi nada, me di cuenta que casi todos los miembros de esta raza superior en el viaje, andaban con una maletita de mano. Últimamente la he ocupado mucho! Es lo máximo. Por lo general meto una muda (me da demasiada risa esa palabra) y lo básico de aseo: escobilla de dientes, desodorante y una colonia (por si llega a pasar cualquier cosa con la otra maleta), y una vez pasado policía internacional, meto la cartera y si compro algo se va para adentro! Así me deshice del drama de las bolsas, bolsitas y bolsones y viajo de forma más digna. Lo mejor es que a la vuelta, puedes echar una que otra cosa en la maleta de mano si llevas la otra muy pesada. Por lo general yo echo las cosas que no quiero que se me vayan a perder ni por si acaso; como dice el dicho "donde mis ojos te vean".

7. Si tu maleta va repleta, es una mala señal.
En mayo partí a España. Me fui con 23 kg. Desastre. Me fui con el máximo de kilos permitidos. Obviamente volví con 40 kilos en las maletas y la indignidad de pasar cosas de una a otra y a la de quien me acompañaba en el counter mismo, a vista y paciencia de todos los que estaban en la fila. Mal!

Aunque uno no lo quiera, o a menos que sea un viaje corto, lo más probable es que compres una que otra cosa en el viaje: ropa, chucherías, cosas para la casa... cualquier cosa. Por lo mismo tu maleta no puede ir con el peso al tope (o sobre el tope). Tienes que considerar por lo menos unos 5 kg para lo que traerás sin tener que después pasar malos ratos en el counter con los kilos de más... igual yo me pasé como en 18... pero bueh. (btw, me salvó mucho la maleta de mano!!!)

8. La maleta extra: el último salvavidas
Si no resultó nada de lo anterior y volviste con tus maletas con sobrepeso, compra una maleta extra! Muchas veces tenemos las mejores intenciones para volver con los kilos justos y con todo ordenado, pero no resulta no más. Eso sí que primero te recomiendo ver si tienes alguna tarjeta de crédito con beneficios de kilos extra. Por eso, averigua antes! (igual la técnica del llanto sirve! a mi me resultó una vez, pasé 9 kg extra sin pagar un peso!)

Lo importante es que antes que pagar un sólo kilo de sobrepeso, compra el derecho a maleta extra, que en proporción es muuucho más barato. Obviamente dependerá de la línea aérea las tarifas y todo eso, pero por si acaso averigüen (en internet están las políticas de todas las líneas aéreas) y hagan los cálculos, se pueden ahorrar un poco que sea el mal rato o por último aprovecharlo para llenar la nueva maleta con más cosas. Eso si que tienes que hacerlo antes de llegar al counter. Por eso siempre es una buena premisa, ser precavidos y tener claro el panorama antes del día de partir.

Espero que esta serie de consejos un poco obvios, pero que en verdad de repente se nos olvidan, les sirvan para organizarce para hacer sus maletas. Todos estos consejos se los doy desde la experiencia de una mujer que poco a poco ha dejado de ser un desastre en el armado de maletas. La experiencia hace al maestro... a mi me falta bastante aún, pero creo que he mejorado mucho. Y por lo mismo quería compartir estos consejos con ustedes, para que no vayan a pasar los malos ratos que he pasado yo por no haberlo sabido antes.

Espero que les sirvan!!!!

y a todo esto... a dónde van de vacaciones????

Enjoy!



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Blogging tips