miércoles, 8 de abril de 2015

Un grande en Lima: Marcelo Wong

Hace algunos días tuve que viajar a Lima por el matrimonio de una amiga. Obviamente aproveché la oportunidad para ir a pasear por esa capital, acompañada de un grupo de amigos. Los días en Lima fueron increíbles, lo pasamos espectacular y, a pesar de andar muertos de calor todo el día, vivimos una que otra experiencia atómica.

Una de ellas fue la visita al taller del artista peruano Marcelo Wong. Hace unos tres o cuatro años, en una ida al Hanzo, me enamoré del lucky cat que tienen en la entrada y del samurai gigante que está al fondo, en el mesón de sushi. Ahí decidí que TENÍA que tener uno de esos lucky cat y por lo mismo, empecé la búsqueda de quién era el que los hacía. Después de preguntar, googlear y escarbar, llegué al nombre de este artista maravilloso: Marcelo Wong.

Lo seguí por facebook, busqué de él en Internet... me convertí en su fan (OJO: FAN, no fanssss). Y finalmente, después de algunos intentos de encargar algo o ver si podía traerme alguna de sus cosas a Chile, vino este viaje a Lima. Desde Chile llevaba la dirección anotada. Con mi amiga Andrea (también fanática de Wong) ya teníamos decidido que el viernes que estuviéramos en Lima iríamos a su taller. Y lo hicimos, pero no solas. El almuerzo de ese día se extendió más de lo normal y cuando dijimos "¡ya, tenemos que irnos!", todos los que nos acompañaban prendieron y fueron con nosotras al taller de Marcelo Wong.

La visita fue increíble. Llegamos a una especie de galpón, temiendo que estuviera equivocada la información, pero sí era el taller. Después de años viendo por internet las obras de este artista, era casi un sueño estar ahí, y además acompañada de mis amigos. El pobre Marcelo en un principio debe haber estado espantado: de sopetón entraron a su taller siete chilenos hiperventilados (con algunos pisco sour encima del cuerpo) e impresionados por su trabajo.

Marcelo, además de ser una artista increíble, es una persona a otro nivel.Se dio el tiempo de conversar con cada uno de nosotros, de mostrarnos catálogos, libros, sus obras, contarnos de su proceso creativo, firmar cada una de las cosas que compramos. Es la primera vez que me encuentro con un artista - disculpen, pero es verdad- que no tenga ese aire de divo tan típico de ellos. Toda la gente del taller muy simpática y atenta. Mención destacada para la señora de Marcelo, Maja y su asistente Andrea.

Todos salimos de la tienda con algo. También aprovechamos de comprar el regalo para los novios. Algunos salimos con más cosas que otros... ¡¡¡¡pero es que era imposible resistirse ante tanta belleza!!!! Y bueno, obviamente salí con un lucky cat rojo.

Y acá les dejo algunas fotos de neustra experiencia en el taller de Marcelo Wong. Fue MA-RA-VI-LLO-SA


En estas fotos están los Gorditos que tiene en exposición. Hay de diferentes materiales y son maravillosos!!!!


 En esta foto está Marcelo contándonos de su taller. Estaban todos muy atentos!!! Además firmó todo lo que nos llevamos. En la foto está firmando mi Lucky Cat rojo.

Además de las esculturas, tiene cuadros los cuales también están a la venta. Abajo del cuadro de colores se pueden ver las bolsas que fuimos juntando en nuestra visita al taller con nuestras compras jejejeje.

La última foto fue mi corazón perchero, que al sacarlo en Santiago ¡me dí cuenta que venía firmado con un Gordito incluído! ¡Morí del amor!

























Si quieren conocer a Marcelo Wong y su obra, les recomiendo los siguientes links.

Instagram: @wongmarcelo

Si quieren visitar el taller, está provisoriamente en Polar 330, Miraflores, Lima. Igual si van, consulten antes en su página de Facebook, ya que estaban a punto de terminar el taller nuevo.

Espero que les haya gustado!!!
Enjoy!!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Blogging tips