miércoles, 6 de mayo de 2015

Cuando Grande Seré Vieja, Pero Digna. Cuidado Facial.


Sí, el título puede ser un poco rudo, pero es verdad. la vejez nos llega a todos, pero si voy a ser vieja, ¡lo seré digna! He dicho y lo he decretado. Ya pasado los 30 no hay vuelta atrás. Todo el mundo te dice "ay, pero si no tienes arrugas, qué exagerada". Sí perfecto, tú no las ves, pero yo las veo todas las mañanas cuando me miro al espejo: veo cómo cada una de mis líneas de expresión poco a poco se hacen más grandes, cómo esa microarruga del cachete se está formando y cómo se sueltan las carnes en el contorno de la cara. Por lo mismo como resolución de mis 32 recién cumplidos es que decidí preocuparme del "cuidado facialsss".

No es que no haga nada con mi cara, pero más que echarme crema en la mañana y preocuparme de lavármela en la ducha, no era mucho más lo que hacía con ella. ¡Ah, sí! ¡Me ponía un serum cuando me acordaba! Tenía uno que otro producto que usé esporádicamente, pero basta de cosas esporádicas: mi propósito es cumplir todos los días una rutina de cuidado de mi carita. Y no sólo en la mañana, sino que también en la noche.

Blogging tips